El Flaco, la cocina thai más viajera

De los paladares más viajados, siempre llegan las fusiones más sorprendentes. Un cocinero que ha recorrido el mundo y probado los sabores de cada lugar, es un cocinero que va a probar combinaciones gastro sin miedo alguno. Es el caso de Andy Boman, chef de El Flaco. Sueco de nacimiento, Andy ha viajado por todo el mundo y ha hecho de la cocina fusión su estandarte y de la tradición thai su base para crear platos sorprendentes.

No es el primer restaurante de Madrid en el que Andy presta su conocimiento y destreza en los fogones. El chef de El Flaco estuvo al frente de  las cocinas de «Gingerboy», un local con comida para llevar junto a la plaza de Olavide desde la que aplicó todo su know-how.

Ahora los fogones de Andy se encuentran en un barrio madrileño de los de toda la vida, el de “la Prospe”, donde muestra su cocina con destreza y sin miedo.

Sencillez con toques asiáticos

Al entrar te recibe un bonito mural con una ilustración de una mujer asiática. Esa es la única señal de que allí se sirve una cocina que te transporta al lejano Oriente.  Aparte de este detalle, El Flaco es un restaurante sencillo con cocina vista al fondo, para que puedas curiosear desde tu mesa cómo Andy y su equipo de cocineros preparan y emplatan a la velocidad del rayo.

Mientras esperas, puedes ver en las baldas de al lado de las mesas montones de libros: libros que hablan de viajes, de sitios recónditos y de una cocina inspirada en todos esos lugares.

Decoración de El Flaco en Madrid en el barrio de la Prospe
Interior de El Flaco (foto de El Flaco)

La cocina del Flaco

Carta breve pero intensa

La carta de El Flaco no es extensa, no le hace falta. Con pocos platos escritos en una única cara, los mejores platos del chef, es suficiente para que te hagas una idea. Un producto fresco y una cocina clara, practicada mil veces y con seguridad. Todas las elaboraciones en el Flaco, sus maridados o sus salsas están hechas a mano para que alcancen ese punto de sabor tan peculiar.

Para maridar una comida aromática y llena de sabores exóticos, el complemento perfecto es la cerveza tailandesa por excelencia: una cerveza Singha. Aunque si no te convence mucho esta opción, tienes que saber que en El Flaco hay cervezas artesanas de todo tipo para que animes la comida.

En El Flaco toma una de sus cervezas Singha en el Flaco. Una carta de cervezas artesanas o tira por una thai como la Singha, un clásico

¿Qué comimos en El Flaco?

Comenzamos con algo bastante clásico: unos Spring rolls de pato braseado con salsa de ciruela. El pato siempre es un acierto, por lo menos para mi, y hacer una carne de pato en su punto es esencial. Nuestros spring rolls, dentro de que eran lo más básico de la carta, cumplían con este requisito: crujientes y en su punto, con una compañera perfecta: la salsa de ciruela.

Nos dejamos llevar por nuestra vena de modernetes y nos fuimos al plato de moda por excelencia: el bao. En El Flaco saben que los baos lo petan y ellos los hacen muy bien. Nos pedimos los dos que tenían en carta: el de panceta cocida en caldo cantonés y frita;  y el black bao de langostino, curry rojo y avellanas. Los dos estaban riquísimos. Por elegir uno, me decantaría por el black bao, por la originalidad del bao hecho con tinta de calamar y porque el curry es uno de las especialidades de El Flaco, ¡por algo será!

mi-mundo-foodie-el-flaco-bao-panceta
Bao de panceta (foto de El Flaco)

Los baos fueron nuestro calentamiento para el resto de delicias con curry que devoramos después: Un jarrete de cordero lechal con panaeng curry, bimi y berenjena (con un curry más suave y menos picante) y un curry verde de mar con albahaca thai. Este último sí que estaba más subido de picante, de hecho la camarera nos avisó. Tenía un sabor complejo, que era difícil de identificar, y como te pasaras de salsa…¡te echabas a sudar!

mi-mundo-foodie-el-flaco-curry-verde-mar
Curry verde de mar (foto de El Flaco)

Aunque ya estábamos a tope, no quisimos irnos sin probar algo dulce. Los postres no estaban en carta, ya que van cambiando según la temporada. El helado está más presente en verano y cuando el frío aprieta, llegan otros postres. En nuestro caso, nos pedimos una Crème brûlée y un plato con chocolate y plátano, el Choco banana, que tenía wanton rellenos de chocolate. ¡Perfectos para refrescar el gaznate!

Es la cocina de El Flaco un ejemplo de cocina fusión con mayúsculas, donde son sus platos los que cuentan historias con mucho curry y también mucha destreza.

Detalles de El Flaco

  • ¿Dónde? Calle Javier Ferrero 8, Madrid 
  • ¿Cuándo? Si te apetecen sabores exóticos.
  • Más información sobre El Flaco: Web del restaurante / Admite reservas en el Tenedor. Para reservar por teléfono: 91 668 46 78
  • Nos gastamos: menos de 35 euros por persona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *