Atelier Belge: Embajada de la cocina belga en Madrid

Cuando eres una foodie incurable, tienes una lista de sitios a los que hay que ir sin falta. En esta lista estaba el Atelier belge, mirándome con ojitos todos los días. Había recibido tantas recomendaciones de amigos y conocidos que era una apuesta segura, así que ahí me planté una noche dispuesta a probar lo que su carta me ofrecía.

Atelier belge: elegante pero sencillo

L’Atelier está en una de las zonas más guays y trendy de Madrid, la milla gourmet: la zona de Ponzano y alrededores. Hay que acercarse hasta el número 39 de Bretón de los Herreros y subir hasta el primer piso. No os dejéis llevar por la primera impresión, la planta baja del Atelier no sugiere tanto como dice su cocina, recuerda a un bar de toda la vida, con su barra de madera y su cerveza de grifo, mientras que la planta de arriba tiene un salón clásico y amplio, sencillo y sin pretensiones.

Dentro del restaurante Atelier Belge de Madrid
Interior del Atelier Belge

Pero como no estamos aquí para hablar de decoración, os voy a hablar de la cocina de Etienne Bastaits, el chef del Atelier belge, un gran embajador de la cocina de su país, sin ninguna duda.

Los platos del Atelier (y las bebidas también)

Atelier belge hace honor a su origen: ofrece, entre otras cosas, mejillones, patatas fritas (en un vasito de acompañamiento, que este es un sitio elegante) y cerveza belga. Todo con un gusto exquisito y con sabores que un profano no puede distinguir, pero que, en resumidas cuentas, te dejan un sabor delicioso en el gaznate.

Al llegar te ofrecen distintas cartas, una carta de cervezas con un listado de cervezas belgas de trigo, lager Premium y cervezas especiales; una carta de vinos; y la de comida, con pocos y sugerentes platos, y dos opciones de menú degustación para quien quiera probar de todo.

Nosotros optamos por salirnos del menú y tirar por la carta y acompañarlo todo de una cerveza belga, que para eso estamos en un restaurante belga, ¡que se note! Antes de los platos principales, disfrutamos de una maravillosa retahíla de snacks. Para mí fue lo más sorprendente, eran unas delicias en miniatura: palomitas caramelizadas con especias, cacahuetes empanizados con curry, profiteroles de jamón cocido y yogurt, chips de yuca con sal de vainilla..…También nos dieron como aperitivo una Crema de mejillones con espuma de salvia, ¡delicioso!

Cerveza belga y algunos snacks del Atelier belge
Cerveza belga y algunos snacks

Hasta los panes eran una maravilla, todos caseros y acompañados de unas mantequillas aromatizadas muy originales (una de algas, otra de tomate con albahaca y pimienta negra, y la tercera de tomillo).

De la carta pedimos los clásicos mejillones, pero tiramos por los más exóticos, los que tenían una salsa de curry rojo, que estaba riquísima y que era para agarrar cuchara y no salir de ahí hasta terminarla. (Esta no es mi única experiencia entre mejillones, conoce mi experiencia con las cazuelas de moules et frites en el Restaurante Mejillón)

Mejillones al curry rojo del Atelier belge de Madrid
Mejillones al curry rojo

También optamos por el salmón ahumado, con un ahumado diferente de lo acostumbrado, que lo acompañan de un granizado de pepino con tiras de manzana y queso mascarpone con papaya. Te dan un dosificador para que le eches unas gotitas de coñac al plato, ¡la mezcla está increíble!

Salmón ahumado del restaurante Atelier Belge en Madrid
Salmón ahumado

En cuanto a los platos principales, comimos un plato de pescado y otro de carne. Por un lado, la raya atelier, una de las especialidades del restaurante, con mantequilla negra y alcaparras. Era suave, fresca y delicada. Además, te la dejan limpia de espinas, de piel…para que disfrutes del plato y no tengas que andar quitando restos innecesarios.

El plato de carne por el que nos decidimos fue el magret de pato de las Landas en tres tratamientos. El pato era sabroso en todas sus texturas. Lo único que me chirriaba un poco eran las chalotas, estaban enteras y me sobraban un poco dentro del plato.

Magret de pato del restaurante de Madrid Atelier Belge
Magret de pato de las Landas en tres tratamientos

Si me quedo con alguna sensación concreta de mi paso por el Atelier belge sería el producto fresco (que Etienne Bastaits selecciona él mismo) y la sutileza del sabor donde nada sobresale del plato. Se nota que son platos meditados, que su chef ha probado mil y una veces para que el resultado sea fetén. Para que os hagáis una idea de lo cuidada que es la elaboración de algunos platos de la carta, uno de ellos, el costillar ibérico, está 43 horas confitándose a fuego lento (casi nada, eh?)

Sin duda, recomendaría a cualquiera que se acerque al Atelier. Además, si reservas por el Tenedor, te hacen un descuento del 30 % sobre la carta, ¡cómo para perdérselo! ¿Vosotros conocéis el Atelier? ¿Qué habéis probado?

Detalles del Atelier belge

• ¿Dónde? Calle Bretón de los Herreros 39, Madrid
• ¿Cuándo? Cualquier ocasión es buena pero si es una ocasión especial, mejor que mejor
• Más información sobre el Atelier belge: Web del Atelier / Para reservas por el Tenedor

Reviewed Item
Atelier belge de Madrid
Author Rating
51star1star1star1star1star

Un comentario en “Atelier Belge: Embajada de la cocina belga en Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *